Robot Humanoide Artemis

Recientemente, científicos de la Universidad de California han desarrollado un robot de fútbol de última generación, llamado ARTEMIS, que está causando gran asombro entre la comunidad científica y futbolística. 

Este innovador robot cuenta con impresionantes habilidades, como correr, mantener el equilibrio tras recibir patadas y manotazos y, lo más destacado, capacidad de patear el balón.

Pero lo más trascendental es que su tecnología podría aprovecharse para otras funciones más allá de ser futbolista en la liga robot.

Curiosamente este robot tiene igual nombre que el programa espacial artemis de la NASA.

¿Quieres conocer más sobre su funcionamiento, aplicaciones futuras o la propia liga robot de fútbol? Ahora te lo contamos.

El robot que juega fútbol como un aficionado humano

El robot que juega fútbol como un aficionado humano

El robot humanoide Artemis es el más reciente resultado del equipo de un grupo de investigadores, científicos e ingenieros mecánicos de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) liderados por el actual director de su laboratorio de Robótica y Mecanismos, Dennis Hong.

Todo el equipo responsable del proyecto ha trabajado durante varios años en este desarrollo, en colaboración con deportistas profesionales para tratar de imitar las habilidades humanas en un robot de fútbol. 

Los resultados son simplemente extraordinarios, ya que el robot ARTEMIS es capaz de correr, girar, patear, saltar y equilibrarse sobre dos patas con gran destreza. 

Al mismo tiempo, demuestra una considerable habilidad para resistir algunos empujones y el marcaje que suele caracterizar a este deporte sin perder el equilibrio.

¿El Robot Artemis puede competir con humanos?

Aunque aún necesita de mucho desarrollo para igualar a un humano promedio, lo cierto es que demuestra las capacidades suficientes para resistir parte de la carga física y de contacto del deporte a nivel aficionado.

Quizás su velocidad sea la mayor limitante, pero esta se ajusta al formato para el que está siendo desarrollado, la liga de fútbol robótica o Robo RoboCup Soccer; la mayor competencia internacional de fútbol jugado por robots autónomos.

👉  Desarrollan Tecnología para Crear Botones Emergentes en Pantalla OLED

Sí, quizás no la conozcas, pero los robots también tienen su propia liga de fútbol para competir a nivel mundial. 

Fue creada en 1997 con el objetivo de promover y avanzar en la investigación y el desarrollo de la robótica y la inteligencia artificial, así como fomentar el desarrollo de tecnologías asociadas.

La meta a largo plazo del evento, es desarrollar robots autónomos capaces de ganar un partido contra los campeones humanos del mundo para el año 2050.

En el caso del robot Artemis, está diseñado para jugar en equipos de cinco jugadores, tal y como se juega en esta liga, por lo que cada robot integrante del equipo tendrá unas habilidades específicas para ajustarse a su posición sobre el terreno y desempeñar las tareas de manera más eficiente.

Así, este robot se une al objetivo principal de la RoboCup que es crear una máquina capaz de competir con equipos humanos y ofrecer una experiencia emocionante y desafiante para el público y los jugadores que participan.

¿Qué otra aplicación tendría el Robot Artemis?

El robot humanoide ARTEMIS no es solo un nuevo rayo de esperanza para el fútbol robótico en particular, también representa un gran avance en la investigación robótica y en la integración de la inteligencia artificial en la robótica deportiva en general.

También se ha propuesto como un posible medio para evitar lesiones en los deportistas profesionales, convirtiéndose en un gran aliado para el entrenamiento y monitoreo de la salud de los jugadores.

En principio, el aprovechamiento de la tecnología para su sistema de estabilidad y motor se espera que pueda ser utilizada en el futuro para mejorar otros deportes como el tenis, el baloncesto o el hockey. 

Aquí entra una característica por la que destaca entre el resto de los robots que imitan el movimiento humano y es su forma de lograrlo.

👉  EctoLife: Primer Útero Artificial

Normalmente, los robots utilizan un sistema hidráulico para sus actuadores. Estos actuadores hidráulicos son dispositivos que transforman la energía hidráulica en trabajo mecánico, y su sistema consta de un cilindro y un pistón. 

Cuando la presión hidráulica actúa sobre el pistón, el cilindro se extiende o se retrae según el diseño del sistema lo que intenta emular el movimiento de una articulación del mundo animal.

En el caso de los robots, estos cilindros y pistones forman parte de los brazos, piernas o manipuladores del robot. Al aplicar presión hidráulica en el actuador, se produce una fuerza controlada que mueve la estructura del robot. 

Los actuadores hidráulicos ofrecen ventajas como una alta capacidad de carga y un movimiento suave y preciso, lo que los hace ideales para aplicaciones en robótica industrial. 

Sin embargo, también tienen desventajas como el alto costo y la necesidad de mantenimiento regular para evitar fugas de aceite u otros problemas.

Por el contrario, el robot Artemis introduce aquí dos cambios que le dan la vuelta a la situación por la forma en que están implementados sus actuadores.

En primer lugar, sus actuadores están diseñados de manera flexible y elástica para reproducir de la manera más cercana posible el comportamiento de los músculos que hacen moverse a las articulaciones.

Y, en segundo lugar, estos funcionan gracias a impulsos eléctricos. De manera similar a como la red nerviosa de un cuerpo animal activa los músculos, el robot Artemis consigue moverse.

Con esta innovación se consigue un incremento exponencial en las prestaciones del robot. Algunas de las más importantes son:

  • Mayor precisión y control: Puede ofrecer un control más preciso y una velocidad más uniforme.
  • Menor mantenimiento: los sistemas eléctricos no requieren el mismo nivel de mantenimiento que los sistemas hidráulicos, que pueden requerir la revisión y el cambio periódico del fluido.
  • Mayor eficiencia energética: los sistemas eléctricos tienen una eficiencia energética mucho mayor ya que no hay pérdida de energía por fricción en las tuberías y mangueras.
  • Menor contaminación: gracias a la electricidad, es más limpio y no contamina la atmósfera ni el medio ambiente como lo hacen los fluidos hidráulicos.
  • Menor tamaño y peso: los sistemas eléctricos pueden ser mucho más compactos que sus homólogos hidráulicos lo que significa que el robot puede ser más pequeño y ligero, facilitando su uso en espacios reducidos o en situaciones en las que es necesario transportarlos frecuentemente.
👉  Las 10 Tendencias Tecnológicas que están Cambiando el Mundo en 2023

El Robot Artemis puede salvar vidas

Todo esto permite por sí solo considerar al robot Artemis como una innovación enorme, pero lo cierto es que no acaba aquí.

El equipo de desarrollo ha trabajado en un robot para jugar fútbol, pero la tecnología que han desarrollado e implementado en él le permitiría al mismo robot adaptarse a tareas de impacto social mucho más sensibles como los rescates en situaciones de desastres naturales e incendios.

El robot Artemis cuenta en la parte superior con una serie de cámaras y sensores que le permiten captar las imágenes con el espectro de la luz natural, con rayos infrarrojos y visión nocturna.

Además, puede proyectar en tiempo real las imágenes que capta en un ordenador externo que le permite reproducir el terreno circundante en un modelo 3D.

Con todo esto, situaciones que normalmente impiden la visión como la niebla, humo u oscuridad, no le impedirían al robot desarrollar sus tareas de identificar, por ejemplo, las causas de un incendio o posibles supervivientes con éxito.

De esta manera, el robot futbolista artemis podría no sólo animar a los espectadores, sino ser una pieza clave en el salvamento de vidas en un futuro no muy lejano.

Deja un comentario

Twittear
Compartir
WhatsApp
Telegram
Pin